Internet es un universo oscuro plagado de ceros y unos sin sentido aparente. En la mayoría de los casos nuestra sensación de seguridad es producida por el desconocimiento y te preguntarás porqué.

No hay que hacer mucha memoria para recordar sucesos informáticos internacionales con diferentes virus y troyanos, los cuales se extienden tan rápido por los ordenadores como por los medios de comunicación.

Pero un ordenador de sobremesa usado en la oficina no es un servidor

Comprendo por donde vas voz cursiva, los más adentrados en el tema sabréis que este tipo de infecciones de las que hablabamos se deben ante todo por el factor humano; quién abre un email que no debe o ejecuta un programa sospechoso. En el caso de los servidores contamos con exploits que pueden ser usados en millones de sitios web de todo el mundo. Estos exploits atacan vulnerabilidades de sistemas antiguos y obsoletos como por ejemplo actualizaciones de WordPress, Magento y otros. Estas vulnerabilidades podrían, por ejemplo, elevar los permisos del atacante a usuario root o recorrer mediante cualquier script estructuras de carpetas al azar, contagiando fácilmente todos los sitios web hospedados en ese servidor.

¿Eso en qué me afecta?

Es muy sencillo, un servidor es un ordenador como el tuyo pero probablemente mucho más potente, en su interior puede alojar la información de 100 sitios web simultáneamente los cuales no tienes porqué conocer. Si un atacante ataca uno de esos sitios, podría poner en peligro tu sitio web aun estando actualizado.

¿Y por qué la gente no actualiza sus sistemas?

Una actualización puede provocar errores fatales en plantilas, plugins, modulos o programación a medida en sitios web en producción, los cuales no pueden actualizar sus sistemas sin los conocimientos o recursos necesarios para llevar a cabo el cambio.

¿Entonces nadie está seguro?

No exactamente. Una de las mejores opciones es ser precavido y tener siempre un sistema de copias de seguridad funcional y actualizado. Pero si de verdad quieres controlar tu sistema, por  un precio de 500€ anuales (según requerimientos) puedes tener una máquina exclusiva para ti, lo que viene a ser un servidor dedicado. De esta forma podrás mejorar el rendimiento de tu sitio web, ganar posicionamiento pero sobre todo mejorar en seguridad y libertad. Y es que en un servidor compartido no dejas de ser un pez en el mar a la espera de su depredador. En URPMIGEEK somos capaces de montar tu servidor dedicado con la última tecnología para que ningún tiburón pueda acceder a tus sistemas.